Ferrucci y Martignani: 60 años juntos

Es siempre emocionante hablar de la bodega Stefano Ferrucci, de Castelbolognese en la zona de la Romagna italiana, y asociarla con los nebulizadores Martignani. La empresa familiar fue fundada en 1932 y se encuentra entre las más importantes del panorama vitivinícola de Romagna. La pasión y el cuidado con el que tratan sus 16 hectáreas de viñedo ha pasado a través de las distintas generaciones y, desde 2006, las nietas del fundador, Ilaria y Serena, han liderado la empresa con el coraje suficiente para emprender su propio camino, pero también para innovar con entusiasmo y trabajo duro.

La bodega Ferrucci es maravillosa. Formada por un edificio de época romana que, según dicen, era un cambiador de caballos en las colinas de la Sierra de Castelbolognese. 16 hectáreas de viñedo, a 250 metros de altitud, ordenado y orgulloso.

La vendimia se realiza rigurosamente a mano y la uva se coloca en pequeñas cajas para su elaboración. Sí, todo como antaño. Porque la pasión también es eso: tocar con las manos.

Hoy poseen algunos de los vinos más prestigiosos de Romagna como Centurione, puro Sangiovese Superiore, con una estructura amplia y una combinación muy interesante de especias y la adición de cerezas, ciruelas y guindas; o el Domus Caia Uno de los vinos representativos de esta región, de uvas Sangiovese seleccionadas y sometidas a secado natural. Tiene un color rojo muy oscuro y un sabor aterciopelado y elegante que recuerda a ciruelas cocidas, cacao, café, guindas en alcohol y rosa seca.

Sus otras producciones son el Mattinale (Trebbiano), el Chiaro della Serra (Chardonnay) o el Domus Aurea que en 2017 ganó un sello en el Tastevin AIS de Roma, premio de la Asociación Italiana de Sommeliers.

 

Ferrucci y Martignani

Francesco Ferrucci, abuelo de Ilaria y Serena, empezó a trabajar con Martignani en 1959, año en el que compró su primer nebulizador que también fue el primero que vendió el fundador de nuestra empresa Claudio Martignani. Un episodio que cuenta con tanta estima en su libro: “Vendí mi primer nebulizador a Francesco Ferrucci, un pequeño agricultor que cultiva uvas y frutas, además de trabajar como agricultor en una gran finca. Lo compró para hacer los tratamientos en su finca, pero no queriendo arriesgar demasiado, lo utilizó con el volumen normal, según la dosis que le dieron sus técnicos, pero dispensando la mitad de la mezcla. Inmediatamente se entusiasmó con la tecnología y sus muchas ventajas. Para mí también fue un buen comienzo, la mejor publicidad proviene de la satisfacción de los agricultores ”, escribe Martignani.

Respecto a este episodio, la nieta de Ferrucci, Ilaria Ferrucci, hoy una de las propietarias de la bodega dice que “de hecho, empezamos a trabajar con vuestra empresa en el 59 y después nunca la abandonamos. Al principio, la compra fue de mi abuelo, que fue un pionero de carácter, un innovador, y esto lo impulsó a intentar ser el primero en utilizar esta tecnología que en ese momento estaba se iba introduciendo en el mundo agrícola ”. Luego agrega que, "los excelentes resultados, especialmente en lo que respecta a la protección contra enfermedades de la uva, confirmaron la elección y tampoco mi padre abandonó esta tecnología".

El último nebulizador Martignani llegó a Cantina Ferrucci el año pasado. “Cuando necesitábamos cambiar de máquina, nunca tuvimos ninguna duda”. Ilaria se muestra determinada cuando dice que “con la tecnología de Martignani es posible controlar el producto que se distribuye de forma extremadamente precisa, la dispersión es prácticamente nula y la distribución es perfecta”. Destaca que el uso de la tecnología Martignani en sus tratamientos  “es garantía no sólo de un ahorro económico notable, sino sobre todo de una reducción de la cantidad de cobre-metal que se libera al medio ambiente ”.

Las ventajas de Martignani, según Ferrucci

Ilaria asegura que "las razones por las que siempre hemos elegido Martignani " son:

- Mayor precisión y control en la candidad de producto utilizada

- Resultado "excelente" en cuanto a la salud del viñedo ("excelente cobertura en la hoja o en los racimos, sin dispersión")

- Posibilidad de utilizar menos producto porque se distribuye de forma precisa y homogenea

- Ahorro económico ("tanto el producto como el tiempo de tratamiento se optimizan porque al concentrar el barril se llena con menor frecuencia")

En Martignani estamos muy orgullosos de esta colaboración que dura más de 60 años. La fidelización del cliente es nuestra mayor satisfacción

 

 

 

ESPERIENZE GLOBALE EIMA INTERNATIONAL MARTIGNANI